RSS

Fisilogía Cardiovascular Clase 12

05 Abr

3.12.1 Venas y sus funciones.

3.12.2 Presión venosa central.

3.12.3 El Sistema Linfático.

VENAS Y SUS FUNCIONES

Se llaman venas a los vasos sanguíneos que llevan la sangre al corazón. Son de paredes delgadas y poseen válvulas que son repliegues que tratan de evitar un flujo retrógrado, de manera que prácticamente la sangre es transportada casi pasivamente de una válvula a otra. Estando generalmente una arteria cerca de una vena, la onda de presión del pulso arterial o la contracción de un músculo esquelético, producen opresión de la vena y la sangre fluye en sentido anterógrado y no retrógrado, porque se lo impiden las válvulas, además, la función aspiradora del corazón contribuye a este efecto.

Las válvulas son repliegues de la íntima que hacen protrusión a la luz del vaso, que coaptan con pliegues idénticos que existen en la pared opuesta y que al cerrarse fraccionan la columna de sangre evitando su retroceso. Las vénulas son pequeños vasos que continúan a los capilares, pudiendo existir anastomosis con arteriolas, que cuando están permeables, pueden derivar la sangre arterial directamente a las venas sin pasar por los capilares.

Las venas tienen también la capacidad de crecer en ciertas circunstancias y de dilatarse cuando existe aumento de la presión interna.

Cuando aumenta la presión interna, las venas adoptan un trayecto serpenteante, que sería la disposición para atenuar la presión interna. Este estado se conoce con el nombre de várices.

Si se cortan 2 extremos de una vena y quedan libres, estos pueden anastomosarse nuevamente entre sí o desarrollar colaterales que da lugar a un verdadero puente entre los extremos venosos cortados. Este es el motivo por el que muchas veces, que a pesar de la extirpación quirúrgica de las várices, vuelven a formarse o sea que recidiva.

Las venas por convergencia sucesiva, forman 3 grandes troncos venosos que desembocan en la aurícula derecha: la vena cava superior, la vena cava inferior y el seno coronario.

NOTA.-   En el lado venoso no existe el homólogo de las arteriolas y de los esfínteres   pre capilares.

PRESIÓN VENOSA CENTRAL

Es un procedimiento invasivo, que sirve para medir la presión de la sangre en la aurícula derecha, de esta manera podemos analizar si el corazón está cumpliendo o no la ley de Frank-Stirling. Para realizarlo se introduce un delgado catéter desde la vena yugular o desde la subclavia hasta llegar a la aurícula derecha, luego se conecta el extremo proximal del catéter a un medidor de presión. Lo normal es entre 0 y 10 cm H20.

Si el corazón es insuficiente se acumula un gran volumen de sangre en las grandes venas lo cual aumenta la presión por encima de 10 en la aurícula derecha.

El tratamiento generalmente se basa en la administración de un diurético, por ejemplo furosemida con el objetivo de eliminar líquidos vía renal y secundariamente fármacos que aumenten la fuerza de contracción del corazón:

“Más vale quitarle carga a la carreta que darle fuete a un caballo cansado”.

En caso contrario cuando existe un estado de deshidratación, el valor puede marcar presión negativa, en cuyo caso debe administrarse líquidos. – Insertar grafico de PVC.

ELsSISTEMA LINFATICO.

Los capilares linfáticos periféricos son pequeños vasos de paredes extremadamente delgadas que nacen cerca de los capilares arteriales. Recogen un líquido llamado linfa que contiene una cantidad importante de proteínas plasmáticas, especialmente albúminas.

Luego confluyen por convergencia en vasos linfáticos de mayor calibre que tiene una distribución bastante particular: la mitad inferior del cuerpo y la zona izquierda de la mitad superior , incluyendo los capilares linfáticos provenientes de la circulación pulmonar, forman un gran vaso llamado conducto torácico que desemboca en la unión entre la vena subclavia izquierda y la yugular interna izquierda .

La mitad derecha de la parte superior del cuerpo reúne sus capilares linfáticos en la gran vena linfática derecha que deboca en la unión de la vena subclavia derecha con la yugular interna derecha.

De esta manera todo el contenido de la linfa, incluyendo su gran carga de proteínas se reintegra a la circulación.

En ciertas ocasiones, especialmente durante cirugías de tórax, puede lesionarse el conducto torácico y producirse una acumulación de linfa en la cavidad del tórax llamada quilotorax, la consecuencia sería la disminución de las proteínas plasmáticas estado muy peligroso, que debe corregirse con la administración (IV) de albúmina humana.

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: