RSS

Fisiología Cardiovascular Clase 14

05 Abr

3.14.1 La circulación coronaria.

3.14.2 Anatomía funcional: coronaria derecha e izquierda

3.14.3 Regulación del riego coronario

3.14.4 Metabolismo energético del corazón.

3.14.5 La Placa de ateroma.

3.14.6 Concepto de cardiopatía isquémica.

LA CIRCULACIÓN CORONARIA

El corazón es el único órgano que se nutre así mismo, mediante dos arterias llamada coronaria derecha y coronaria izquierda. Estas arterias nacen distales a los senos de valsalva en la raíz aortica. La arteria coronaria izquierda se divide en dos ramas en la descendente anterior y la circunfleja, esta irriga la porción anterior y lateral del ventrículo izquierdo y la porción anterior del septum interventricular.

La arteria coronaria derecha emite una rama llamada descendente posterior y nutre en la mayor parte de las personas al ventrículo derecho y la parte posterior del ventrículo izquierdo.

La mayor parte de la sangre venosa del corazón se vierte a través del seno coronario en la aurícula derecha.

El riego sanguíneo coronario es de 0.7 a 0.8 por cada gramo de musculo cardiaco. Si un corazón normal pesa vacío alrededor de 250 a 275g esto representa 225ml de sangre por minuto o el 5% del gasto cardiaco.

El plexo coronario está formado por arterias coronarias epicardicas y arterias sub endorcadicas, desde las cuales se nutre el espesor del musculo cardiaco. El plexo sub endorcadico es más extenso que el subepicardico.

Regulación del riego coronario :El riego coronario está sujeto al ciclo cardiaco. Durante la sístole el riego coronario disminuye en todas las cavidades pero sobre todo en el ventrículo izquierdo en el cual la zona endocardica queda prácticamente sin flujo.

Durante la diástole se reanuda el flujo a nivel de todo el sistema coronario, otorgando una característica única en este órgano, contraria a lo que sucede en los demás órganos del cuerpo, en los cuales el flujo de sangre es mayor durante la sístole y desaparece durante la diástole. En el corazón es lo contrario disminuye durante la sístole y aumenta durante la diástole.

En estado de reposo, el musculo cardiaco extrae alrededor del 70% del contenido de oxigeno de la sangre coronaria, esto también contrasta con los órganos periféricos en los cuales solo es extraído el 30% en estado de reposo.

Esto tiene una implicación importante que debe ser analizada, porque en estado de actividad física extrema la sangre de las coronarias solo puede suministrar un 30% adicional de su contenido de oxígeno. Para poder suplir las necesidades de un musculo cardiaco en actividad extrema tiene obligatoriamente que aumentar el riego sanguíneo mediante un proceso de vasodilatación coronaria.

Se ha identificado a la adenosina como un potente vasodilatador coronario, probablemente liberada por el endotelio vascular ante la hipoxia, pero probablemente existan otros vasodilatadores de la coronaria que incluyen iones de potasio hidrogeno bradicinina y prostaglandinas

Pero las coronarias también reciben inervación del sistema nervioso autónomo simpático y parasimpático cuyos efectos directos se deben a la acción de neurotransmisores: acetil colina para el neumogástrico y noradrenalina para los nervios simpáticos. Debe notarse que la actividad parasimpática solo tiene un pequeño efecto de la dilatación de las coronarias, en cambio la inervación simpática es mucho más extensa. Los neurotransmisores noradrenalina y adrenalina deben unirse con receptores específicos alfa y beta. Los receptores alfa al ser estimulados producen vasoconstricción y los receptores beta al ser activados producen vasodilatación. Los vasos coronarios contienen ambos tipos de receptores.

METABOLISMO ENERGÉTICO DEL CORAZÓN

En condiciones de reposo, el musculo cardiaco utiliza  ácidos grasos para obtener energía, en lugar de recurrir a los carbohidratos: el 70 % de su metabolismo normal proviene de ácidos grasos. Sin embargo, igual que en otros tejidos en situaciones anaeróbicas o isquémicas el metabolismo cardiaco puede recurrir a la glucolisis anaerobia para obtener energía, aunque obtiene poca cantidad con ello, en comparación con las grandes necesidades del corazón. Además, la glucolisis precisa de grandes cantidades de glucosa sanguínea y producen mucho ácido láctico, que constituyen probablemente una de las causas de dolor cardiaco en condiciones de isquemia. Igual que en otros tejidos, más del 95% de la energía metabólica liberada de los alimentos se utiliza para producir ATP en las mitocondrias. Este ATP suministra energía para las funciones celulares. En presencia de isquemia coronaria muy grave, el ATP se degrada ADP, AMP Y ADENOSINA.

Como la membrana es permeable a la adenosina, esta se pierde al pasar a la sangre circulante. Se cree que esta adenosina es la que induce vasodilatación de las arterias coronarias en situaciones de hipoxia, como ya comentamos. Sin embargo, la perdida de adenosina tiene una consecuencia celular grave. Cuando una isquemia coronaria intensa se prolonga entre media hora y una hora, como ocurre después de un infarto de miocardio o de un paro cardiaco, se pierde cerca de la mitad de adenosina de las células musculares cardiacas, y su sustitución por síntesis de nuevo no permite una reposion superior al 2% por cada hora. Por tanto, si persiste por media hora aproximadamente una isquemia grave, aunque luego desaparezca, puede ser tarde para salvar la vida de las células cardiacas. Casi con seguridad, es una de las principales causa muerte de las fibras miocárdicas a consecuencia de isquémia. También es una de las principales causas de la debilidad cardiaca que acompaña a las etapas finales del colapso circulatorio.

Es interesante observar que el corazón es un verdadero engúllelo todo, porque en actividad máxima es capaz de obtener energía en casi partes iguales de tres sustratos: ácidos grasos,glucosa e incluso ácido láctico. El ácido láctico, producto del metabolismo del musculo esquelético puede ser utilizado por el corazón como fuente de energía en un verdadero proceso de reciclaje metabólico.

LA PLACA DE ATEROMA

La placa de ateroma es una masa que contiene colesterol, calcio y células fibroticas que se desarrolla en el interior de las arterias. El término ateroesclerosis proviene de los vocablos griegos athero (“pasta”) y skleros (“duro, piedra”).

No proviene de arteros (“arteria”) .Mientras la placa que ocluye parcialmente una arteria se encuentre cubierta por un endotelio integro, solo ocasionara una disminución del flujo para el órgano afectado, termino conocido como isquemia. Pero si el endotelio se afecta por ejemplo con la presencia de radicales libres, productos del metabolismo alimenticio que requieren hidrogeniones, estos radicales libres lo toman de la membrana endotelial, lesionándola. Igual efecto tiene el humo de cigarrillo que puede lesionar el endotelio, poniendo en contacto al factor de von willebrand circulante con la colágena, se produce la adhesión plaquetaria (primera capa de plaquetas) y luego capas sucesivas (agregación plaquetaria) formándose el trombo que ocluye completamente la arteria: esto es lo que constituye el infarto del órgano. Por esta razón las antiagregantes plaquetarios como la aspirina a bajas dosis (81 mg) y el Clopidogrel 75 mg cada día son fármacos de primera elección en caso de diagnóstico presuntivo o definitivo de infarto agudo de miocardio.

 

 

Anuncios
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: