RSS

Electrofisiología Clase 10

07 Abr

1.10.1 Bloqueo Neuromuscular

1.10.2 El Curare

1.10.3 Musculo liso

BLOQUEO NEUROMUSCULAR

El termino bloqueo neuromuscular se refiere a la interrupción del paso del impulso nervioso entre la terminación de la motoneurona y la membrana de la fibra muscular esquelética a nivel de la placa motora.

Si el impulso nervioso no logra pasar, no se va a producir contracción muscular alguna, porque para que haya contracción muscular tiene que haber obligatoriamente una despolarización previa. Esto quiere decir que para que haya acortamiento de la fibra muscular (evento mecánico) debe iniciarse un potencial de acción (evento eléctrico previamente).

Ya habíamos mencionado anteriormente que para que exista relajación muscular (evento mecánico) no es obligatorio que exista la Repolarización de la membrana (evento eléctrico), porque depende de la disponibilidad de ATP. Si no existe ATP el músculo no se puede relajar.

En ciertas circunstancia la acetilcolina no se puede unir con su receptor en la hendidura sináptica, produciéndose el bloqueo de la transmisión neuromuscular y la parálisis flácida consecutiva.

                                                                  GRUPOS NO CONTACTADOS

clip_image002

                                                                     Cazadores en la amazonia

EL CURARE

Es un veneno obtenido de una planta originada en la selva amazónica. Los nativos descubrieron que cuando lo inoculaban a una presa durante la cacería, aunque el animal no moría instantáneamente, sólo debían seguir su rastro porque a poca distancia estaría vivo pero paralizado.

El mecanismo de acción del curare es el bloqueo competitivo de los receptores para acetilcolina que posee la membrana de la fibra muscular en la hendidura sináptica.

La corteza cerebral da la orden de contracción muscular, se libera acetilcolina en la terminación nerviosa pero este transmisor químico no puede unirse con el receptor por estar ocupado por la molécula del curare. Resultado: no se produce la despolarización y por tanto no habrá contracción muscular.

Este procedimiento se lo utiliza constantemente en los quirófanos durante la anestesia general.

El médico anestesiólogo para evitar administrar anestésicos potencialmente peligrosos en grandes cantidades, solo utiliza pequeñas dosis que bloquean el estado de conciencia y se ayuda, administrando un derivado del curare para producir bloqueo neuromuscular y que el paciente no realice movimientos involuntarios durante el acto quirúrgico. Es necesario aclarar que el curare ( y sus derivados) no es un anestésico, porque no hace perder la conciencia del paciente ni los recuerdos recientes. Nunca debe ser administrado en forma aislada sino después de haber administrado anestésicos generales.

Incluso este fármaco fue utilizado en alguna época por gobiernos totalitarios como instrumento de tortura. Al recibir una pequeña dosis de curare todo el sistema muscular esquelético quedaba paralizado incluso el aparato respiratorio por unos pocos minutos, estando la persona consciente de su incapacidad motriz, y al pasar el efecto no deseaban recibir una segunda dosis.

Usado en anestesia con fines médicos, el curare tiene un antídoto que es la NEOSTIGMINA que actúa inhibiendo al inhibidor de la acetilcolina que es la COLINESTERASA.

La colinesterasa existe naturalmente en la hendidura sináptica, cuya función es fraccionar a la acetilcolina en acetato y colina, para que no produzca despolarización permanente de la fibra muscular. La neostigmina, producto no natural, al ser administrado, inhibe a la colinesterasa.

Si no hay colinesterasa, no hay quien destruya a la acetilcolina, la que se acumula en la hendidura sináptica y luego de pocos minutos existe más moléculas de AC (acetilcolina) que de curare y como el bloqueo es competitivo la AC vuelve a ocupar su receptor específico y se elimina el bloqueo neuromuscular.

MUSCULO LISO

La característica fundamental del músculo liso es que no tiene líneas Z por tanto al microscopio óptico no existe esa disposición regular de bandas claras y oscuras.

Los cuerpos densos reemplazan a la linea Z.

Si no hay líneas Z no hay sarcómera.

El músculo liso está distribuido en el aparato digestivo y en sistema vascular arterial, el músculo liso de las arteriolas que son vasos de menos de 100 micras de diámetro. Desempeñan un papel fundamental en la regulación de la presión arterial. Cuando el músculo liso se contrae disminuye el diámetro de las arteriolas, aumenta la resistencia periférica y aumenta la presión arterial. El músculo liso de las arteriolas responde a la actividad simpática, que contrae las arteriolas de casi todo el organismo, menos del músculo esquelético en el cual la actividad simpática las dilata, con el aumento de la capacidad de irrigación muscular esquelética.

El músculo liso no tiene túbulos T (túbulos transversos) y por tanto no tiene triada. Recordemos que el músculo esquelético tiene 2 triadas por sarcómera y el músculo cardiaco solamente una. Por eso el musculo esquelético tiene una contracción más rápida que el músculo cardiaco.

Tampoco el músculo liso tiene cisternas, porque su retículo sarcoplásmico es rudimentario y no está bien definido. Esta es la causa de que no tiene depósitos de calcio y su contracción depende del calcio extracelular.

Esto ha sido aprovechado por la industria farmacéutica para sintetizar sustancias que bloqueen los canales de entrada del calcio en el músculo liso de las arteriolas, lo cual produce una dilatación y disminución de la resistencia periférica y de la presión arterial.

Estos fármacos se denominan calcio antagonista y son de tres grupos:

  1. Dihidropiridinas (nifedipina).
  2. Benzotiacepinas (Diltiazen).
  3. Fenilalquilaminas (Verapamilo).

En el músculo liso los filamentos gruesos y filamentos delgados no están ordenados como en el músculo esquelético en el cual 6 filamentos delgados rodean a cada filamento grueso. Esto le da al músculo liso una mayor capacidad de acortamiento de su longitud, pues los filamentos delgados en cada contracción se interdigitan entre los filamentos gruesos, luego de unos segundos vuelven a acomodarse y se repite el ciclo nuevamente.

Se considera que el músculo liso puede acortarse hasta un 66% de su longitud, en cambio el músculo esquelético solo un 25%, pues tiene un factor limitante, que es la longitud del filamento grueso, cuando las líneas Z tocan los extremos de los filamentos de miosina, la sarcómera no puede seguir acortándose.

La fuerza de la contracción es mayor en el músculo liso : 4 a 6 kg x cm2, que en el músculo esquelético que es de 2 a 4 kg x cm2.

Anuncios
 
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: