RSS

Electrofisiología Clase 7

07 Abr

1.7.1 Transmisión neuromuscular

1.7.2 Mecanismo de acción de los gases nerviosos de guerra

TRANSMISIÓN NEUROMUSCULAR

Como preámbulo para esta explicación debemos hacer una diferencia entre lo que es evento eléctrico y evento mecánico.

El evento eléctrico es propio del tejido nervioso y consta de: Despolarización+ Repolarización, lo que constituye el potencial de acción que al desplazarse se transforma en impulso nervioso.

En cambio el evento mecánico es propio del tejido muscular y consta de contracción (disminución de la longitud de la sarcómera)+ relajación (aumento de la longitud de la sarcómera.

Para que haya contracción muscular (evento mecánico) debe haber obligatoriamente un evento eléctrico previo (despolarización).

Pero para que haya relajación muscular no se requiere obligatoriamente un evento eléctrico (Repolarización). La relajación muscular se produce exista o no exista Repolarización previa, porque la relajación muscular depende de la disponibilidad de ATP (energía), porque se requiere energía para separar los filamentos gruesos de los filamentos delgados.

clase 7

Sistema internacional de medidas:

Mili      1×10 – 3    ( visible al microscopio de luz).

Micro  1x 10 -6      ( visible al microscopio de luz).

Nano       1×10 -9      ( visible al microscopio electrónico).

Pico       1×10 -12     ( visible al microscopio electrónico).

Fento    1×10 -15      ( visible al microscopio electrónico).

Atto       1×10 -18     ( visible al microscopio electrónico).

La terminación nerviosa contiene en su extremo distal vesículas con gran cantidad de moléculas de acetilcolina.

Cuando viene viajando el impulso nervioso, en forma de onda con cargas positivas en su frente, rompe las vesículas de acetilcolina, las cuales se vierten a la hendidura sináptica que tiene 30 nanómetros de ancho y que se encuentra situada entre la terminación nerviosa y la membrana de la fibra muscular, en una ligera invaginación llamada placa terminal.

Las moléculas de acetilcolina cruzan la hendidura sináptica y se unen con el receptor específico en la superficie de la membrana muscular.

El complejo AC + receptor, abre los canales de sodio en forma masiva, se llega a nivel umbral desencadenando una despolarización de la membrana muscular. El trasmisor químico es en este caso la acetilcolina.

Si la acetilcolina permanece largo tiempo unida a su receptor se produciría una despolarización permanente de la membrana muscular, no se completaría el potencial de acción por estar retardada la Repolarización y por tanto permanece en periodo refractario, mientras tanto se ha relajado la fibra muscular , si es que hay disponibilidad de ATP.

La acetilcolina fisiológicamente, solo permanece una pequeña fracción de tiempo unida a su receptor porque normalmente es destruida por otra sustancia que existe en la hendidura sináptica, llamada colinesterasa que es una enzima que escinde químicamente a la AC en acetato y colina y la Ac deja de actuar con su receptor. De esta manera termina la despolarización, se realiza la Repolarización de la membrana, se completa el potencial de acción, sale de periodo refractario, mientras tanto se ha producido la contracción y relajación muscular y la membrana esta lista para aceptar un nuevo estímulo y repetir el ciclo.

Mecanismo de acción de los gases nerviosos de guerra

Los gases de guerra, gases nerviosos o simplemente agentes nerviosos, constituyen el grupo de arma química más peligroso y mortífero inventado por la especie humana. Son líquidos a la temperatura ambiente, pero en el momento de ser utilizados se evaporizan mediante uso de explosivos, de aerosoles u otros medios. Los agentes nerviosos actúan mediante un mecanismo similar al de los insecticidas, aunque son mucho más tóxicos para los mamíferos incluyendo los humanos.

Ambos tipos de compuestos inhiben a la colinesterasa, que es la enzima responsable de la inhibición de la trasmisión del impulso nervioso y contracción muscular produciendo parálisis flácida muscular esquelética.

Los síntomas de intoxicación aguda también son los mismos para ambos tipos de compuestos, incluyendo salivación, sudoración, abundante secreción nasal, vómitos, flacidez muscular, confusión mental, estado de coma, y muerte que suele ser por fallo respiratorio.

Las victimas supervivientes de los ataques terroristas con sarín producidos en Japón en 1994 – 1995, todavía sufren de secuelas nerviosas.

Transmisión neuromuscular

 

Anuncios
 
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: